RUIBARBO
RUIBARBO
RUIBARBO
RUIBARBO
RUIBARBO

RUIBARBO

Rheum rhabarbarum

Descripción

Original de Asia y muy apreciado en las islas británicas.

Planta de la familia de las poligonáceas, como el trigo sarraceno. A medio camino entre un apio y una acelga, muy en calcio y vitaminas C y K.

Esta variedad mide hasta 1 m de alto y tiene las hojas con los peciolos gruesos de entre 2 y 5 cm de grosor de color verdoso y algo rojizo en la base.

El pecíolo es la única parte comestible, ya que sus hojas son tóxicas (contienen muy ácido oxálico).

Cuando llega el invierno las hojas caen y sólo queda el rizoma subterráneo. Se reproduce por los rizomas o por las semillas. Es una de las hortalizas que puede vivir más años, incluso se ha dicho que cien. El segundo año se espiga y hace las semillas.

El ruibarbo tiene un sabor muy ácido, se puede comer crudo y también cocido con azúcar, por ejemplo en mermelada o en forma de tarta de ruibarbo.

También se usa en jardinería, porque hace una rubita grande, de hoja verde y tupida.

Destacamos también su uso con fines medicinales. Tiene un poderoso efecto estimulante y digestivo, utilizado principalmente en el tratamiento del estreñimiento, ya que contiene senósidos que le proporcionan un efecto laxante.

Siembra: hacer la cantera en primavera. Aconsejamos trasplantarlas a unos 60 cm entre ellas

Lugar y año de producción: Maria Riera, Palafolls, Maresme. 2021

PASTEL DE RUIBARBO CON ENGIBRO (receta original es de Carl Legge)

Ingredientes

500 g ruibarbo (limpio y pelado si es necesario) cortado en láminas de unos 5mm

100 g + 150 g de azúcar moreno (si no es refinado, mejor)

75 g de jengibre cristalizado (mi era confitado) cortado en láminas de unos 5 mm

100 g de harina convencional

50 g de harina de centeno (yo lo hice todo con harina convencional: 150 g)

1 cucharada pequeña de bicarbonato sódico

algo de sal

2 cucharadas pequeñas de polvo de canela

1/2 cucharada de cardamomo (yo cogí clavo en polvo)

155 g de sémola de maíz (polenta)

2 huevos

1 cucharada pequeña de extracto de vainilla

125 g de mantequilla a punto de pomada

250 g de yogur natural

100 g de almendras laminadas

Necesitaremos un molde redondo de unos 23 cm que prepararemos poniendo papel de horno en la base y untaremos el entorno con una capa fina con aceite o mantequilla. Al mismo tiempo calentaremos el horno a 180°C y prepararemos la rejilla en el nivel medio.

MUY IMPORTANTE: el ruibarbo, el jengibre y el azúcar deberían estar sólo unos 20 minutos juntos ya que sino el azúcar le quitará demasiado jugo al ruibarbo. Si cree que preparar el resto de la tarta le llevará más de 25 minutos, realice los 3 primeros pasos un poco más tarde.

Pondremos la ruibarbo en un cuenco que no sea metálico.

Añadimos 100 g de azúcar y el jengibre.

Mezclamos todo y reservamos.

Tamizamos las harinas, el bicarbonato, la sal, la canela, el cardamomo y la sémola todo junto en otro cuenco.

Batimos los huevos en un plato con el extracto de vainilla.

Con un bateador eléctrico (o con Kitchen Aid, Kenwood,..) se mezcla la mantequilla con el resto del azúcar hasta conseguir una pasta cremosa.

Poco a poco añadimos la mezcla de huevo/vainilla a la mezcla de mantequilla/azúcar sin dejar de batir hasta que esté todo integrado.

Seguidamente integraremos los sólidos y el yogur pero poco a poco y alternativamente.

Continuaremos batiendo hasta que esté bien mezclado.

Ahora añadiremos el ruibarbo y el jengibre con su zumo pero sin batir: lo integraremos con una espátula.

Para terminar evocaremos la mezcla dentro del molde y lo haremos picar suavemente en la mesa o en la superficie de trabajo para nivelar el sobre. Cubriremos con una fina capa de almendras y hornearemos.

Lo dejaremos cocer durante unos 40 minutos pero dejaremos que la alarma nos avise después de los primeros 20 minutos. Esto lo haremos porque en este momento las almendras ya empiezan a tomar color y no queremos que se quemen: ¡sería una lástima! :) Cuando vemos que tienen el color que queremos, tapamos la tarta con papel de aluminio o de horno y continuamos la cocción durante 20 o 25 minutos más.

Cuando esté cocido, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar hasta el punto de poder manipularlo. Entonces le quitaremos el papel de la base con mucho cuidado y lo dejaremos enfriar por completo en la plata donde lo presentaremos.

Se puede comer así como mana o lo podemos acompañar con nata.

Otras recetas:

https://www.tierrasvivas.es/ecotienda/recetas/mermelada-de-ruibarbo

Detalles del producto

56 Artículos

Los clientes que adquirieron este producto también compraron:

16 otros productos en la misma categoría:

Los clientes que adquirieron este producto también compraron:

Product added to wishlist
Product added to compare.